Tiempo al tiempo: Cómo aprovechar nuestras horas más productivas

Todos tenemos horarios en los que nos sentimos mucho más motivados y con más energía para realizar nuestras tareas: puede ser a primera hora, a media mañana o incluso en la madrugada. El inconveniente es que también en nuestras mejores horas, tenemos obligaciones y compromisos que pueden ocupar por completo esos momentos clave del día.

¿Qué hacer?

Empecemos por despejar algunos obstáculos habituales con estas ideas:

1. Evitemos las reuniones en esos horarios: si mi momento más productivo es de 8 a 10 am, las reuniones las agendaré a partir de esa hora.

2. Evitemos distracciones: si las llamadas telefónicas son una interrupción constante, delego en mi secretaria o en el contestador la tarea de recibirlas. Si no es imprescindible Internet para esta tarea, lo deshabilito en ese horario. Si la oficina está muy alborotada, quizás puedo cambiar y trabajar desde un café en un lugar tranquilo o incluso en casa, para ganar concentración.

3. Utilicemos gestores de tareas para ordenar las actividades y dejar las más importantes para las horas en que tenemos energías para hacerlas. Las redes sociales corporativas suelen contar con esta herramienta, como también recursos para almacenar información y archivos en la nube.

4. Midamos cuánto tiempo nos lleva cada tarea y por qué. ¿Revisar un mail nos lleva mucho tiempo? ¿Será por qué estamos abriendo todas las ofertas de comercios en lugar de mirar los mails que verdaderamente son de trabajo? Detectar nuestros errores, los que nos llevan a desperdiciar tiempo, nos ayudará a evitarlos.

5. Pidamos ayuda con los compromisos familiares. Las responsabilidades fuera del trabajo, muchas veces atentan contra mi horario más productivo: recoger a los niños en el colegio, ir al supermercado, cuidar a nuestra mascota, son todas obligaciones difíciles de postergar. Una buena idea es planificar delegarlas al menos durante un día en la semana, con la ayuda de nuestra pareja, amigos, familiares o incluso profesionales.

6. Ser ordenados, siempre. Si estoy inspirado para terminar ese reporte pero pierdo horas buscando el archivo, es posible que al encontrarlo la inspiración haya desaparecido. Organizarse es fundamental para emprender nuestras tareas rápida y eficazmente.

No digamos “no tengo tiempo”. Tiempo existe, lo difícil es administrarlo.

Es importante ordenar nuestro tiempo correctamente, no sólo haciendo espacio para lo laboral sino también para nuestro bienestar: dormir bien, alimentarnos bien y disfrutar de algún tiempo para dedicarle a nuestros hobbies nos ayudará a ser más puntuales y enfocarnos en el trabajo en el horario laboral con mucho menos estrés.

Noticias recomendadas